Tal como se preveía tras la media sanción que dio la Cámara de Diputados a fines del mes pasado, el Senado aprobó el nuevo régimen para el Impuesto a las Ganancias, que eleva sustancialmente el piso de los salarios alcanzados. De esta manera, se convertirá en ley con la promulgación del Presidente de la Nación.

Con esta nueva modalidad, los trabajadores y trabajadoras que cobren menos de $150.000 no estarán alcanzados por el impuesto, lo que significa un beneficio para 1.267.000 personas. Quienes cobren entre $150.000 y $173.000 pagarán el impuesto, pero podrán deducirlo a través de pagos a la AFIP.

La titular del organismo recaudador, Mercedes Marcó Del Pont, afirmó que “es una buena noticia que tiene que ver con la dinámica económica: se incorporan ingresos que pueden ir al consumo por $ 47.000 millones y va a ayudar a la recuperación”. También consideró que “genera un alivio fiscal muy claro”.

La iniciativa fue aprobada por amplia mayoría con 66 a votos a favor y sólo una abstención, la de Esteban Bullrich, de Juntos por el Cambio. Cabe recordar que la modificación del Impuesto a las Ganancias había sido una de las promesas de campaña de Mauricio Macri en 2015 pero, una vez en el poder, no se llevó a cabo.

En el proyecto se incluyó que tampoco tributarán Ganancias los aguinaldos correspondientes a dichos salarios y que se aplica desde el 1 de enero de este año, por lo que se devolverán los montos retenidos hasta ahora. También se especificó que las asignaciones vitalicias de presidentes y ex presidentes sí pagarán el impuesto.