Foto: Twitter.

Un nuevo escenario de violencia vuelve a involucrar a una docente como víctima. Ayer a la noche, a la docente Amanda González le marcaron el auto en un claro mensaje amedrentador: “Acordate de Corina”, le escribieron en alusión al secuestro y tortura de la maestra Corina de Bonis ocurrido la semana pasada en Moreno.

González se desempeña como secretaria gremial de la regional Suteba de la localidad bonaerense de Ramallo, por lo que desde el sindicato descontaron el vínculo entre la amenaza con la actividad gremial que desempeña la docente.

“No tenemos miedo, hoy más que nunca seguiremos en la lucha, defendiendo la escuela pública y nuestros derechos como trabajadores de la educación”, remarcaron desde el gremio docente que actualmente se encuentra enfrentado con el Gobierno por el reclamo de aumento salarial y el pedido de mejoras edilicias en las escuelas.

Y denunciaron que las amenazas “atentan contra la integridad de las personas y la vida en democracia”. Según informaron, la docente radicó la denuncia en la Comisaría de Ramallo.

El clima enrarecido en las escuelas

Desde la explosión que provocó la muerte de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez en la escuela n° 49 de Moreno, cientos de escuelas de la Provincia aún se encuentran sin dar clases debido a los problemas edilicios que tienen en los edificios. La decisión la tomaron las comunidades educativas para resguardar la seguridad de los alumnos.

Sólo en la localidad de Moreno, a partir de esa fecha se registraron 25 amenazas de muerte a diferentes docentes de las escuelas del distrito para que vuelvan a dictar clases y dejen de realizar ollas populares en las que dan de comer a ls chics que no podían asistir a la escuela, según informo Infocielo.

Fue en este marco en el que secuestraron y torturaron a la docente Corina De Bonis, del CEC 801, a la que le escribieron con un punzón en la panza “ollas no”. Los hechos de violencia no se detuvieron ahí: el fin de semana se prendió fuego la escuela n°1 de Berazategui, que se sospecha que fue intencional.

Por otro lado, una docente denunció amedrentamiento en su contra y presentó un habeas corpu para garantizar su libertad ambulatoria e integridad física, ya que forma parte de un informe del Ministerio de Seguridad en el que se la vincula con las actividades “terroristas” de la organización Resistencia Ancestral Mapuche (RAM).

Ver más: Maria Laura Torre: “Vidal no entiende lo que es una escuela”

El panorama se completa con el ataque que lleva a cabo el Gobierno contra los docentes, tras meses de no acordar la suba salarial para este año -que el Gobierno ubicó en la última paritaria en 19,7% cuando la inflación proyectada supera el 40%- y por el reclamo de mejoras edilicias.

“Que se sinceren y digan si son kirchneristas”, fue la frase que eligió María Eugenia Vidal en marzo para cuestionar que los paros eran políticos y comenzar el enfrentamiento directo contra los sindicatos. La última carta que jugó la gobernadora es el intento legislativo de declarar a la educación un “servicio esencial”, medida que atenta directamente contra los paros docentes porque obligaría a abrir las puertas de las escuelas y mantener una guardia mínima que contenga a ls chics.