Una docente de sexto año de la escuela primaria n° 130 de Virrey del Pino fue escrachada tras llevar a cabo una clase de educación sexual. Según denunciaron desde Suteba La Matanza, el escrache fue impulsado por la organización “derqui por la vida”, vinculada con organizaciones evangelistas y grupos “pro vida”.

Lo que motivó el escrache fue una clase de diversidad sexual que la docente vinculó con los cuentos que trabajaron a lo largo del año. Esto despertó el disgusto de una madre que se acercó a quejarse a la institución y presentó una carta reclamando que la escuela se “abstenga” de brindar esos contenidos.

La madre también difundió por las redes las tareas que la docente le envió a los estudiantes. Las fotos se viralizaron rápidamente y motivaron el escrache en el que publicaron los datos personales y horario laboral de la maestra.

Tras enterarse de lo ocurrido, desde el sindicato salieron a respaldar a la docente. “Era lo planificado y lo que estaba en el proyecto de la escuela. La docente hizo un trabajo muy bueno, incluso las autoridades miraron el proyecto y le dijeron que estaba muy bien”, comentó a MD la docente y delegada de Suteba, Sandra Romero.

Según explicó Romero, lo que la docente explicó “no fue una clase de sexo, fue explicar el respeto y la diversidad por el otro” y que por eso los directivos de la escuela y los inspectores regionales respaldaron los contenidos dados por la maestra.

El hecho tiene lugar en medio de la discusión por la ampliación de la ley de Educación Sexual Integral (ESI), sancionada en 2006 y que busca ampliarse para llegar a todas las escuelas del país evitando que cada institución pueda reorientar los contenidos según su ideario.

Esto despertó la respuesta de grupos religiosos y conservadores como la Iglesia Católica y los evangelistas que bajo la consigna “con mis hijos no se metan” buscan impedir la aplicación de la ESI y brindar educación en las escuelas según su creencias religiosas.