Se trata de 22 arquitectas y 14 arquitectos, cuyos trabajos finales apuntaron a buscar soluciones a problemáticas actuales en tópicos como educación, salud y violencia de género, entre otros.

“Con mucha alegría, saludamos a la primera camada de graduadas y graduados de Arquitectura. Genera mucha satisfacción que los trabajos finales representen el espíritu que se propuso la UNLaM, con estudiantes que muestran compromiso con las problemáticas del entorno y buscan soluciones innovadoras para favorecer el desarrollo de la comunidad”, destacó el Rector, Dr. Daniel Martínez.

En esa línea, Martínez subrayó que la “Universidad apunta a formar profesionales que sean protagonistas activos del progreso de la región” y puso en relieve “la gran labor del cuerpo docente y el esfuerzo del estudiantado para adaptarse a las nuevas metodologías de cursada sosteniendo los niveles de excelencia educativa”.

La carrera de Arquitectura en la UNLaM se abrió en 2015 con el objetivo de generar nuevos conocimientos sobre el hábitat a escalas arquitectónica y urbana y capacitar profesionales críticos y activos para su transformación. Los y las estudiantes participan de instancias de aprendizaje con el fin de construir un perfil profesional capaz de evaluar las condiciones y posibilidades de sus contextos de actuación, proyectar y anticipar la transformación y resignificación del espacio habitado y gestionar su concreción material y productiva.

“Fue todo un desafío llevar adelante esta carrera y, con el advenimiento de la pandemia, hubo que readaptar las asignaturas y las formas de evaluación desde la virtualidad. Se pudo llevar adelante y hoy podemos decir, con mucha alegría, que hemos logrado que se gradúe la primera camada en el tiempo que demora el desarrollo de la carrera: seis años”, expresó el decano del Departamento de Ingeniería e Investigaciones Tecnológicas, Jorge Eterovic.