Componentes de buses fabricados en el Centro Industrial Juan Manuel Fangio, ubicado en la localidad matancera de Virrey del Pino, se exportaron por primera vez a Brasil, para luego formar parte de un lote de vehículos que finalmente llegaron a Uruguay.

Posteriormente, las unidades fueron carrozadas por Marcopolo Brasil y luego se trasladaron a Montevideo, para luego ser recibidos por la Compañía Uruguaya de Transportes Colectivos (Cutcsa), la mayor empresa de transporte del país vecino.

La operación se enmarcó en el plan comercial de la automotriz, que a comienzos de este mes anunció nuevas inversiones por US$ 54 millones, al celebrar los 70 años de su presencia en la Argentina.

Entre otros objetivos, se destinarán US$ 10 millones al nuevo Centro de Capacitación Regional de última tecnología localizado en el distrito bonaerense de Malvinas Argentinas; y se sumarán US$ 19 millones para desarrollar un nuevo motor del utilitario Sprinter.

Los bastidores de buses exportados fueron producidos en la Argentina de acuerdo con especificaciones particulares solicitadas por la terminal brasileña, y con las disposiciones requeridas por el mercado uruguayo.

“Junto con los bastidores se exportaron piezas locales adicionales, hecho que también significó un aumento en la producción de algunos proveedores locales”, remarcó un comunicado de prensa.

En todos los casos, se utilizó material de embalaje reciclado a partir de los kits recibidos para la producción de los modelos de chasis buses y camiones que se fabrican en el Centro Industrial.