Durante este jueves hubo diversos reclamos de vecinos en diferentes barrios del partido de La Matanza por la existencia de olores nauseabundos similares a desechos cloacales. Especialmente, los reclamos se realizaron en Isidro Casanova y en algunos sectores de Rafael Castillo.

En respuesta, el Municipio envió cuadrillas para identificar el problema y encontró que, efectivamente, hubo un derrame en caños de desechos cloacales, que era la razón de las emanaciones. La empresa AYSA también participó de los operativos e informó que el agua potable no se vio afectada.

“No existe riesgo de contaminación del agua y es apta para el consumo ya que, como se verificó, el derrame del líquido se produjo en la red de cloacas y no en la red de agua potable”, informó la empresa conducida por Malena Galmarini. De todos modos, ante cualquier consulta se puede llamar gratuitamente al 0-800-321-2482 (AGUA).

Por su parte, las autoridades matanceras explicaron que “la investigación se realizó junto a la Autoridad Ambiental de la Provincia de Buenos Aires, la Policía Ecológica y el área de Industria local” y que “se encontró el punto donde radica el mal olor, en la intersección de las calles Polledo y Jofré, de la localidad de Rafael Castillo”.

“Allí se verificó la presencia de un depósito de camiones atmosféricos y una estación de
servicios, los que fueron debidamente inspeccionados y de lo que surgió la presencia de líquidos que eran derramados por los camiones atmosféricos, entre otras irregularidades”, detallaron.