La reunión con el bloque del FpV se realizó en el Congreso Nacional.

El bloque del Frente para la Victoria recibió a la Unión Nacional de Clubes de Barrio en señal de apoyo a las instituciones que vienen sufriendo por el incremento de las tarifas de los servicios públicos. El encuentro fue encabezado por el Diputado Nacional y autor de la Ley de Clubes de Barrio, Edgardo Depetri. Estuvo acompañado por sus compañeros de bancada Héctor Recalde, Andrés Larroque y Cristina Alvarez Rodriguez, entre otros. También estuvo presente Claudio Rial, presidente de la Unión, y representantes de clubes de toda la provincia de Buenos Aires.

El objetivo del encuentro fue brindar un apoyo a los clubes de barrio ya que en su mayoría no pueden enfrentar los grandes costos de las tarifas de los servicios públicos luego de los aumentos autorizados por el Gobierno Nacional.

Edgardo Depetri, quien abrió el encuentro, señaló que “los clubes de barrio crecieron a la par de la industrialización del país. Y hoy vemos que se aplican ajustes y sufren los clubes, y si seguimos así los clubes volverán a ser como en los ’90, clubes de trueque y ollas populares”.

Claudio Rial, comentó que con los clubes “logramos cambiar la realidad de varios distritos y hoy nos encontramos con el cierre de los clubes y salen a desacreditarnos. Me gustaría que Mac Allister lea la Ley que votó (por la ley de Clubes), y que nos llame”, ya que “nos interesa que los clubes estén bien y progresen.”

La situación en Matanza

Marcelo Gómez, presidente del Club Liniers, formó parte de la comitiva de clubes matanceros que participaron del encuentro. En diálogo con Matanza Digital señaló que los clubes de barrio “son instituciones que sacan a los pibes de la calle para que practiquen un deporte, y se hace cuesta arriba”.

Con respecto a la situación de los aumentos de tarifas señaló que “el aumento en general fue del 460% en promedio. A nosotros AySa de 1700 se nos fue a 8090, y así todos los servicios”, y agregó que “la verdad que uno siempre le saca jugo a las piedras, pero no estamos capacitados para saldar un incremento de esa magnitud. si tenemos que pagar los servicios nosotros no podemos hacerlo, y no solamente tenemos que reducir la actividad, sino que tenemos que cerrar en ciertos horarios la práctica del deporte, sacando los chicos del club”.

 

Además agregó que la situación de algunos clubes es más crítica que la que viven en la topadora: “nosotros por estar afiliados a AFA podemos generar algún tipo de recurso, pero a los clubes barriales que hacen otro tipo de actividades se les complica un montón”.