El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) informó hoy que la pobreza alcanzó al 40,6% de las personas y al 31,2% de los hogares en el primer semestre de 2021; mientras que la indigencia fue del 10,7% y el 8,2%, respectivamente.

De este modo, registró una reducción de casi 2 puntos porcentuales con respecto al último semestre de 2020, cuando alcanzó al 42%, y se ubicó apenas por debajo del 40,9% del primer semestre del año pasado.

Además, el Indec explicó que la leve reducción de la pobreza en el primer semestre del año, se debió a que el ingreso promedio total familiar aumentó más de lo que lo hicieron las canastas por las cuales se miden la pobreza y la indigencia.

La incidencia de la pobreza resulta de la capacidad de los hogares de acceder a la canasta básica total (CBT) mediante sus ingresos monetarios. Mientras que en promedio el ingreso total familiar aumentó un 32,4%, el incremento de la canasta básica total fue del 25,5%.

A la vez que el aumento de la canasta básica alimentaria (CBA), que indica la línea de indigencia, alcanzó al 28,4% en el primer semestre.

El ingreso total familiar promedio de los hogares pobres fue de $37.803, mientras la CBT promedio del mismo grupo de hogares alcanzó $62.989, informó el Indec.

El porcentaje total de pobres según los grupos etarios, fue:

  • 48,5% para los grupos de 15 a 29 años.
  • 36,3% para el grupo de 30 a 64 años.
  • 13,8% para el grupo de 65 años y más.

Y en cuanto a las regiones del país, las mayores incidencias de la pobreza en personas se observaron en las regiones Noreste (NEA), 45,4%; y Noroeste (NOA), 44,7%.

Las menores, por su parte, se registraron en las regiones Patagonia, 34,4%; y el Gran Buenos Aires (GBA), 39,2%. Sin embargo, cuando se desglosa el GBA, se revela que en la Ciudad de Buenos Aires la pobreza fue del 13,9% y en el Conurbano llegó al 45,3%.

Mientras en las ciudades de más de 500 mil habitantes hubo una reducción de 2,3% de la pobreza con respecto al segundo semestre de 2020; en las de menos habitantes que esos, la pobreza aumentó en un 2,8%.