En el relevamiento realizado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) se consultaron unos 1.360 comercios pequeños y medianos de la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires y el Interior del país.

“Ni los descuentos, ni las posibilidades de financiamiento en cuotas sin interés, ni las ofertas atractivas del mercado, lograron despertar el consumo de las familias que siguió planchado y muy medido”, indicó la CAME en un comunicado.

De acuerdo con la entidad, “la falta de poder adquisitivo fue notoria, como también los altos niveles de endeudamiento en las tarjetas que frenaron muchas ventas ya sea porque los límites no alcanzaron o simplemente por la necesidad de reducir los pasivos”.

Las caídas anuales más pronunciadas en el mes se presentaron en los siguientes rubros: ‘Electrodomésticos y artículos electrónicos’ (-15,2%), ‘Ferreterías’ (-14,1%), ‘Materiales para la construcción’ (-11,9%), ‘Textil e indumentaria’ (-11,9%), `Bazar y regalos’ (-11,4%), ‘Materiales eléctricos’ (-10,8%), y ‘Textil–Blanco’ (-10,7%).

Según la entidad, dos de los factores que vienen restando ventas en el mercado interno son: los “viajes hormiga” que hacen muchos argentinos a países vecinos como Brasil, Paraguay y Chile a realizar compras aprovechando los precios más convenientes; y la venta ilegal en la vía pública.

“Hay muchas ciudades donde siguen creciendo la cantidad de manteros y abriendo nuevas Saladitas que venden las mismas mercaderías que los negocios pero a precios muy inferiores porque no pagan impuestos”, indicaron.