Tras poco más de un mes de realizar las pruebas y enviarlas, el Instituto Gamaleya de Rusia aprobó las vacunas Sputnik V producidas en Argentina y, de esta manera, el país será parte de la cadena de producción a gran escala que buscará acelerarse en los próximos meses.

Así lo confirmó la Ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, al explicar que dicho instituto “ha confirmado el control de calidad satisfactorio de tres lotes de cada uno de los componentes de la vacuna” contra el Covid-19 que se fabricaron en el Laboratorio Richmond Sacif.

Con estas condiciones, Argentina comenzará a producir masivamente la vacuna Sputnik V cuando reciba los principios activos enviados desde Rusia y el laboratorio realice las tareas de producción y posterior envasado, en su planta de Pilar, en el conurbano de la Provincia de Buenos Aires.

Al momento del anuncio, en abril de este año, el Laboratorio Richmond había sido tendencia en las redes cuando se recordó que había sido inaugurado por Cristina Fernández de Kirchner en el año 2011, cuando era Presidenta de la Nación.