La actividad, completamente gratuita, es organizada por la Dirección de Políticas de Actualización de Conocimientos, de la Secretaría de Mujeres, Políticas de Género y Diversidades de La Matanza, encabezada por Liliana Hendel.

Los encuentros comenzarán el próximo 4 de mayo y estarán coordinados por Gustavo Escobar, integrante del equipo técnico de la Dirección.

Constará de ocho encuentros virtuales de dos horas de duración, uno por semana, los que se realizarán vía online, ante la pandemia de coronavirus.

Los varones interesados pueden anotarse enviando un correo electrónico a direccionpoliticasact.generolm@gmail.com

Trabajo en grupo

En el grupo de reflexión se trabajará “desde la dinámica de talleres vivenciales -explica-, que no sea solo la teoría, sino que cada uno exprese lo que está transitando, poner en palabras cómo venimos constituyéndonos” y también pensar “qué propuestas concretas podemos hacer en el lugar de trabajo, en la familia, en la pareja, que cada uno vaya replicando y armando otras prácticas, otros modelos de masculinidades”.

A lo largo de los encuentros se reflexionarán cuatro ejes: sistema patriarcal y estereotipos de género; masculinidad hegemónica, mandatos y privilegios; masculinidades y salud; violencias y complicidades: responsabilidad individual y social para la erradicación de la violencia machista.

La Secretaría

“Desde la Secretaría decimos que otras masculinidades son posibles como contrapartida al modelo hegemónico”, afirma la directora de Políticas de Actualización de Conocimientos, Noor Jiménez Abraham.

En este marco destaca la importancia de la conformación de un grupo de reflexión para varones matanceros dado que ellos “se autocuestionan la masculinidad, los mandatos, porque observan el ambiente a su alrededor, quieren acompañar los tiempos, sienten que pueden ser más felices permitiéndose la sensibilidad, teniendo un trato más cercano a la familia, siendo más demostrativos en sus emociones”, entre otros puntos.

“Es como sacarse un corset que les ponía la masculinidad hegemónica”, resaltó Jiménez Abraham.

Por su parte, el coordinador Escobar señaló que “los varones no podemos hacer como que no pasa nada o salir a la defensiva y decir ‘no son todos los hombres’. Hay que bajar la resistencia y abrirnos a la reflexión.

Y agregó, “transitamos el esquema de las desigualdad con total normalidad, vamos naturalizándolo y cuando nos encontramos con la primera interpelación es incómodo; por eso los espacios de varones, donde se llama a transitar por esa incomodidad y a interpelarnos”.

En este sentido destaca que “la idea es tratar de aportar toda la responsabilidad que tenemos como varones para empezar a interpelarnos entre nosotros, qué podemos hacer en la vida cotidiana, con el grupo de amigos con los que nos juntamos, en el grupo de Whatsapp, en el trabajo, con la pareja”.