Como una nueva apertura en la salida del aislamiento por la pandemia de Coronavirus, el Gobierno nacional autorizó la reapertura de los cines en la Provincia de Buenos Aires y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con una ocupación máxima del 30% de su capacidad total para evitar contagios. Se deberá desinfectar totalmente la sala antes de cada función.

La disposición indica que deben guardarse 1,5 metros de distancia entre cada persona que asista, por ello es que sólo se podrán utilizar 3 de cada 10 butacas, con el objetivo de garantizar el distanciamiento en todas las direcciones posibles. También se incluyen medidas de prevención para los trabajadores.

“Se deberán revisar y adecuar las diferentes tareas fundamentales en base a turnos rotativos de trabajo o cohortes de trabajadores para reducir el intercambio de personas, y disposición de descansos, de manera tal de garantizar las medidas de prevención”, indica el decreto publicado en el Boletín Oficial.

También se establece que “será necesario el uso de tapabocas, no llevarse las manos a la cara, desinfectar con jabón, detergente y/o alcohol los objetos que se usan con frecuencia, así como controlar la temperatura de los trabajadores previo a la entrada al establecimiento, la cual deberá ser menor de 37.5º C”.

De esta manera, los cines podrán reabrir sus puertas tras once meses de permanecer cerrados. Para eso deberán “mantener el ambiente laboral ventilado” y se indicará en el suelo la distancia que se deberá dejar entre concurrentes.