Los hechos se iniciaron en septiembre de 2020, cuando dicha banda secuestró a un grupo de jóvenes a punta de pistola en la provincia de Buenos Aires, a los que amenazaron con armarles una causa penal y dejarlos detenidos, si no reunían la suma de 300 mil pesos para el pago del rescate.

Posteriormente, familiares de las víctimas realizaron el pago y los jóvenes fueron liberados. Otro hecho de similares características ocurrió un mes después.

Ante esta situación, la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos a cargo de del Dr. Santiago Marquevich, Secretaría a cargo del Dr. Ramiro García, con las directivas del Juzgado Federal Nº2 de Morón a cargo del Dr. Jorge Ernesto Rodríguez, Secretaría de la Dra. Lorena Reynoso, ordenaron la inmediata investigación del caso.

En virtud de ello, los efectivos federales iniciaron investigaciones durante varios días, estableciendo que cinco miembros de la policía bonaerense de La Matanza y un civil con múltiples antecedentes por asociación ilícita y acusado de integrar “La banda de los comisarios”, conformaban esta organización criminal.

Tras varios allanamientos, los uniformados detuvieron a los involucrados en noviembre de 2020. En esa oportunidad, se secuestraron armas, municiones, chalecos antibala, vehículos, dinero en efectivo y teléfonos celulares.

Además se realizó un allanamiento en un destacamento de la policía bonaerense ubicada en Ciudad Evita, secuestrando la camioneta policial utilizada para los secuestros y varios elementos de interés para la causa. Sin embargo, uno de los integrantes logró fugarse más de un año.

Las investigaciones continuaron durante el 2021, analizando la información obtenida. A medida que avanzaban las pesquisas, los uniformados determinaron que el prófugo podría hallarse en un domicilio ubicado sobre la calle José Bernaldes Polledo al 2700 de Rafael Castillo.

Con el total de las pruebas, los agentes realizaron un allanamiento en el lugar, logrando la detención del buscado y secuestrando un revólver, municiones, chalecos refractarios, gorras de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, teléfonos celulares y demás elementos de interés para la causa.

El detenido, un hombre de 26 años, junto a los elementos secuestrados, quedaron a disposición del magistrado interventor.