A través de la Resolución n° 07/17, la cartera educativa provincial prohibirá a partir del ciclo lectivo de este año “la realización de actos políticos partidarios en establecimientos escolares ya que esa actividad sesga y sectoriza”, explicaron. La resolución prohíbe toda actividad política incluidas las asambleas y jornadas de debate.

La medida lleva la firma del Director de Cultura y Educación bonaerense, Alejandro Finocchiaro, quien justificó la resolución declarando que “la escuela debe volver a ser un lugar sagrado, donde toda la comunidad educativa se sienta respetada, protegida y representada”.

En adhesión, Finocchiaro aclaró que “se podrán realizar reuniones para reflexionar y tratar problemáticas políticas en sentido amplio, con representación de diferentes voces”, pero que “no se admitirá que se exprese una fracción en desmedro de las otras, ni que se tiña o embandere una escuela con las insignias de una sola de ellas”.

En el texto también se establece que no podrán realizarse actividades “con connotaciones raciales o que afecten los principios y fines establecidos por la Constitución Nacional y por la Constitución de la Provincia de Buenos Aires”, como así tampoco se permitirán el expendio de bebidas alcohólicas y tabaco, ni “la realización de juegos de azar”.

Críticas desde La Matanza

La secretaria de Ciencia, Tecnología y Políticas Educativas, Silvina Gvirtz calificó la resolución del gobierno provincial como “vergonzosa” y consideró que significa “retroceso enorme en la vida democrática”.

“¿Cómo van a hacer los centros de estudiantes, que son parte de la vida escolar, para poder reunirse y debatir sus ideas?, ¿cómo van a hacer los docentes para debatir sus problemas gremiales fuera del horario de clase?”, cuestionó la pedagoga.

A su vez, la funcionaria aseguró que “las cooperadoras siempre organizaron actividades como bingos, loterías y festivales para recaudar plata para la escuela”, actividades que “ya no lo van a poder hacer más porque también lo prohibieron” y cuestionó la legalidad de la resolución al afirmar que “los que definen la utilización del espacio escolar fuera del horario de clases son los Consejos Escolares”.

“Durante la dictadura había carteles que decían el silencio es salud y el silencio no es salud. Lo son la disidencia y el debate”, concluyó.