La madre de Thomás Ramos, el joven de 22 años, que resultó herido de una perdigonada los genitales por un policía en la puerta del boliche “Jesse James” de Isidro Casanova, pidió hoy a la Justicia que detenga al efectivo por “abuso de autoridad”, ya que fue “atropellado, golpeado y baleado”, y aseguró que su hijo se encuentra “muy mal psicológicamente” por las lesiones sufridas.

En tanto, si bien el episodio ocurrió el 21 de noviembre, la Justicia aún espera los resultados de distintos peritajes para determinar si imputa algún delito al policía involucrado, quien de todas formas tampoco fue sumariado por las autoridades policiales y sigue prestando servicios en la misma seccional.

Flavia, la madre de Ramos, aseguró a Télam que espera “con mucha ansiedad que la justicia intervenga de una buena vez por todas y detenga al policía por abuso de autoridad”, y pidió “a la fiscal del caso (Alejandra Núñez de la Unidad Funcional de Instrucción 8 de La Matanza) que la llame a declarar” porque ella estuvo en el lugar y hasta tuvo un “intercambio de palabras” con el efectivo que hirió a su hijo.

“El policía me dijo que se le habían escapado tres tiros y después que si quería denunciar que vaya a la comisaría”, añadió la mujer, quien agregó: “Espero que mi hijo se reponga porque ahora se encuentra muy mal psicológicamente y no puede orinar normalmente y lo hace por una sonda”.

Flavia explicó que su hijo “quedó muy mal” y dijo que esa noche “estaba buscando a su novia en la puerta del boliche, cuando fue atropellado, golpeado y luego baleado por el policía”.

“Tenemos todas las pruebas para presentar a la Justicia que lo que pasó fue un abuso de autoridad de parte de un policía contra un joven que no tenía armas y estaba tirado porque lo habían atropellado. Queremos justicia para mi hijo”, finalizó.

En tanto, en las redes sociales, los amigos del joven agredido invitan a una marcha a llevarse a cabo el 21 de diciembre pidiendo “Justicia por Thomas”, la cual comenzará a las 19 en la puerta del boliche Jesse James, en la calle República de Portugal 3.158, de Isidro Casanova, hasta la puerta de la comisaría de esa localidad para pedir que desafecten al policía involucrado.