El 10 de diciembre de 1948 se aprobó la Declaración Universal de Derechos Humanos, algo que se terminó de oficializar dos años después cuando la Asamblea General proclamó esta fecha como el Día de los Derechos Humanos.

Los llamados Derechos Humanos incluyen a todos aquellos derechos inalienables y que pertenecen a todos los seres humanos, sin importar su sexo, nacionalidad, lengua, religión o cualquier otra condición.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) confeccionó una lista que abarca el derecho a la vida, a la libertad, a la educación, al trabajo y muchos otros más, que deben ser respetados sin que exista discriminación alguna.

El ente proclamó como ideal que las naciones deben esforzarse para promover mediante la enseñanza y educación, el respeto a estos derechos y libertades, así como el cumplimiento de sus obligaciones.

Por otro lado, el 10 de diciembre de 1983 en nuestro país, luego de una sucesión de militares en el gobierno durante 7 años, asumió la presidencia de manera democrática Raúl Alfonsín (candidato de la Unión Cívica Radical), recibiendo el mando del presidente de facto Reynaldo Bignone, elegido por el voto popular y ganando con poco menos de un 52% en las elecciones del 30 de octubre de ese mismo año.