La pandemia de Coronavirus, que ya lleva más de un año y medio desde que se conoció el primer caso, continúa modificando el panorama mundial. Por las nuevas variantes y mutaciones del virus, hay 101 países que tienen cerradas sus fronteras para evitar el ingreso de nuevos casos.

También hay otras 113 naciones que tienen aperturas controladas en sus fronteras, es decir, que permiten el ingreso con ciertas restricciones como la presentación de un PCR negativo, la realización de una cuarentena obligatoria o incluso el impedimento para entrar desde países con muchos casos.

En Sudamérica, por ejemplo, Uruguay tiene las fronteras cerradas salvo para ingresos de diplomáticos o con autorización del Gobierno. La República de Chile también y sólo permite el ingreso de residentes o esenciales. En el caso de Brasil, se solicita test PCR negativo 72 hs. antes del ingreso y realizar cuarentena según la región a la que se vaya.

En la mayoría de los países de Europa, por su parte, están restringidos los ingresos de viajeros provenientes desde Reino Unido, Rusia y Portugal, ya que son los más afectados por las nuevas cepas de Covid-19. Para viajar desde otros países se permite el ingreso con un PCR negativo y realizando un aislamiento preventivo por siete días.

Argentina anunció, a través de un decreto, la reducción en el cupo de las personas habilitadas para ingresar al país, que era de 2.000 por día y ahora es de 600, con el objetivo de demorar el ingreso de la variante Delta y su circulación comunitaria, que hasta ahora se ha evitado.

Las personas que estuvieran en el exterior y sus vuelos sean reprogramados, deberán sustentarse de manera propia y no recibirán asistencia del Estado, como se indica en las declaraciones juradas que los pasajeros firman al salir del país, ateniéndose a los posibles cambios por restricciones.

Declaración jurada que se completa al salir del país.