Foto: Movimiento Evita.

Con cortes en ruta 3 a la altura del kilómetro 27 y a la altura de Carlos Casares, esta mañana organizaciones sociales y sindicales llevaron a cabo una jornada de protesta con la realización de ollas populares. “Basta de hambre” y “Fuera el FMI” son las dos consignas que motorizaron la protesta, en el marco del paro nacional convocado por la CGT y las dos CTA.

En las actividades participaron el trío de organizaciones que lideran a los movimientos sociales: Barrios de Pie, la CCC y la CTEP, pero contó con la adhesión de diversas agrupaciones como los estatales de ATE y del Movimiento Evita.

En diálogo con MD, el dirigente del Movimiento Evita y de la CTEP, Alberto Fernández, explicó que la medida “es una continuación del plan de lucha que venimos haciendo con los movimientos populares”. La actividad central fue en el kilómetro 27, frente a la cooperativa Palmar que maneja el Movimiento Evita.

Según explicó Fernández, “más de 2000 compañerxs” se sumaron a organizar las ollas populares protestando contra las “medidas políticas que hipotecan el futuro de la gente” y para sacar al “pueblo a la calle para que la dirigencia política tome nota y busque una salida de unidad para reemplazar a este gobierno lo más rápido posible”.

El paro general fue convocado en tiempos donde la crisis económica comenzó a hacer sonar las alarmas de la política. La CTEP tiene más de 70 comedores en el distrito donde se visualiza un aumento de las familias que se acercan a pedir un plato de comida.

“La situación social es insostenible. No solo vienen los chicos y las chicas a los comedores, sino que vienen con sus familias. Es una muestra del hambre que se agudiza en nuestras barriadas”, aseveró Fernández, quién celebró que las organizaciones sociales se unan para combatir “al gobierno que sólo propone más hambre y más desocupación”.

La mirada, así, queda puesta en 2019, cuando el gobierno plebiscite su gestión. En este escenario, si bien Fernández admite que la derrota debe darse “democráticamente”, no ve con malos ojos el llamado a un “adelantamiento de las elecciones” para que pueda imponerse un “gran frente de unidad nacional”.