“Esto es inviable, esto no es sostenible para un año como el que se viene y no puede ser parte de una política de ajuste sobre la gente”, así definió la intendenta Verónica Magario al Presupuesto 2018, al salir de un encuentro en la Legislatura entre intendentes y legisladores peronistas que evalúan el proyecto de Ley de leyes enviado por la gobernadora, junto con las leyes de Reforma Impositiva y de Responsabilidad Fiscal.

El proyecto elaborado por el ministro de Economía, Hernán Lacunza, prevé gastos por 629.962 millones de pesos -con un déficit de 30 mil millones- y pedidos de endeudamiento por casi 60 mil millones de pesos. La Matanza recibirá partidas por casi mil millones, más de un 50% más respecto del Presupuesto 2017, en el que le fueron asignados 648 millones.

La iniciativa es criticada desde el FPV-PJ, entre otros puntos, por el fuerte endeudamiento que planea pedir la gobernadora y por la no inclusión del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM), que este año destinó 8.500 millones de pesos para que los intendentes realicen obras que ellos mismos definen.

“Nos preocupa que Vidal lleva 136 mil millones de deuda acumulada y que vuelve a pedir más endeudamiento”, agregó Magario, quién lidera uno de los municipios de mayor peso a la hora de negociar los fondos provinciales.

Cabe recordar que en 2016 y en 2017 tampoco figuró en el articulado original la asignación del fondo FIM y por la presión de los alcaldes opositores, fue incluido durante la discusión parlamentaria. Sin embargo el escenario cambió y la oposición se encuentra frente a un gobierno provincial fortalecido por su triunfo en las últimas elecciones.

A su vez, la ley Impositiva que el oficialismo pretende sancionar, propone un nuevo Régimen Provincial de Responsabilidad Fiscal, que los intendentes y legisladores consideraron como un “avance contra la autonomía de los municipios”. En ese sentido, Magario advirtió: “Las economías de las familias van a estar cada vez más ajustadas” producto de la “revaluación muy fuerte de las propiedades y por los nuevos aumentos en gas, luz, ARBA y combustibles”.