Foto: Télam.

Tras dos años sin poder cumplir con las metas de inflación, el Gobierno decidió “recalibrar” las estimaciones para los próximos años. En 2018, la inflación estimada será del 15%, cuando el gobierno confiaba que iba a ser del 10%, en 2019 será del 10%, cuando estimaba que iba a ser del 5%, y recién en 2020 se llegará a ese 5%.

El anuncio tuvo lugar en un contexto de dólar en alza y tras la aprobación del Presupuesto 2018. Participaron en la conferencia de prensa el jefe de Gabinete, Marcos Peña; los ministros de Hacienda, Nicolas Dujovne, y de Finanzas, Luis Caputo; y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger.

“Hemos decidido recalibrar nuestras metas”, admitió el ministro Dujovne. El Gobierno había estimado un 25% en 2016 y terminó siendo casi 41%. Y del 17% de este año, terminará en 24%. Por eso, para no seguir corriendo detrás de un objetivo inalcanzable, decidió correr todos sus cálculos exactamente un año.

Por su parte, el jefe de Gabinete Peña, aseguró que “la economía argentina volvió a crecer” de forma “sustentable, sana y que permite ratificar que vamos a tener otro año de crecimiento”. También dijo que se aplicaron medidas que permitieron “corregir la economía sin (caer) una gran crisis” y “salir del populismo económico y político”.

Las nuevas metas permitirán relajar la política monetaria, por lo que el Gobierno podría lograr que bajen las tasas de interés. Según el presidente del Banco Central, Sturzenegger, “las tasas están calibradas para llegar a un 10% a fin del año siguiente”. “Al gradualizar el hecho de llegar al objetivo permitirá un relajamiento de la política monetaria. Cuándo y en qué cantidad es una decisión de que tomará el Banco Central”, indicó el titular de la entidad monetaria.