En el marco del proyecto de ley de etiquetado frontal para advertir con claridad sobre los alimentos que pueden ser potencialmente nocivos para la salud, el oficialismo buscaba tratarlo hoy en la Cámara de Diputados de la Nación, pero Juntos por el Cambio no asistió al Congreso y no hubo quórum para sesionar.

Se trata de una iniciativa que busca que los productos alimenticios lleven una etiqueta en el frente del paquete, con la cual se podría señalar el alto contenido en azúcares, grasas o sodio de alimentos que podrían dañar la salud a lo largo del tiempo si se consumen habitualmente.

Los legisladores del Frente de Todos querían tratar el proyecto en la sesión de hoy, pero desde el macrismo expresaron su rechazo y no asistieron. Se necesitaba un mínimo de 129 diputados, pero con las negociaciones con otros bloques sólo ingresaron 122 y faltaron 7 legisladores para iniciar la sesión.

Muchos grupos expertos en nutrición expusieron públicamente su apoyo a la iniciativa, como la Federación Argentina de Graduados en Nutrición, la Fundación para el Desarrollo de Políticas Sustentables y la Organización Panamericana de la Salud en Argentina, entre otras que destacaron su importancia.

Desde el oficialismo acusaron a Juntos por el Cambio de responder a las presiones de las grandes empresas alimenticias en lugar de cuidar la salud de los argentinos. Además, si el proyecto no se trata antes de fin de año, perderá estado parlamentario y deberá volver a foja cero.