Se trata de un video lanzado por el Programa de las Naciones Unidas para el medioambiente como parte de la campaña “No elijas la extinción”, que intenta concientizar a la población y a los líderes mundiales sobre esta problemática.

El video fue traducido en 35 idiomas, y es protagonizado por Frankie, una dinosaurio que desde el podio de la Asamblea General, llama a los líderes mundiales a abandonar la subvenciones a los combustibles fósiles y a utilizar ese dinero en causas humanas y ambientales.

El video

En cuanto ingresa a la Asamblea, el dinosaurio toma el micrófono y comienza a hablar. “Escuchen todos, se unas cuantas cosas sobre la extinción y déjenme que les diga, y ustedes pensarán que esto es algo obvio, pero extinguirse no es nada bueno. ¿Y provocar tu propia extinción? En 70 millones de años. ¡Es lo más ridículo que he escuchado! Al menos nosotros tuvimos un asteroide. ¿Cuál es su excusa?”, comienza expresando.

Luego agrega: “Van hacia un desastre climático. Cada año los gobiernos gastan miles de millones en subsidios a los combustibles fósiles. Imaginen si nosotros hubiéramos gastado miles de millones subsidiando meteoritos. ¡Es lo que están haciendo ahora mismo! Piensen en todas las cosas que podrían hacer con ese dinero, en el mundo hay mucha gente viviendo en la pobreza”.

Finalmente, como aliento a que los humanos allí presentes actúen, manifestó: “no elijan la extinción, salven a su especie ates de que sea demasiado tarde. Es momento de que ustedes, humanos, dejen de ponerse excusas y comiencen a hacer cambios”, seguido de un aplauso masivo.

Cifras de la ONU

Según informó la ONU en su página oficial, por cada dólar comprometido en la lucha contra la crisis climática se gastan cuatro dólares en subvenciones a los combustibles fósiles, según una nueva investigación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo presentada este miércoles.

Según las investigaciones disponibles en la página web de la campaña, anualmente se gastan 423.000 millones de dólares anuales en subvencionar los combustibles fósiles destinados a los consumidores: el petróleo, la electricidad generada por la quema de otros combustibles fósiles, el gas y el carbón.

Ese número es cuatro veces superior al que se pide para ayudar a los países pobres a hacer frente a la crisis climática. Además, afirma la ONU, podría cubrir el costo de todas las vacunas contra la COVID-19 para cada persona en el mundo, o pagar tres veces la cantidad anual necesaria para erradicar la pobreza extrema mundial.