En el marco de la negociación de las deudas que tiene contraídas la Provincia de Buenos Aires, el Gobernador Axel Kicillof anunció que el 98% de los bonistas aceptó la propuesta realizada por el gabinete económico para reestructurar la deuda en moneda extranjera y bajo ley extranjera. 

Según detalló el Ministro de Haciendas y Finanzas bonaerense, Pablo López, el acuerdo tiene un “perfil sostenible” y significa “un alivio financiero de 4.600 millones de dólares entre 2021 y 2027” debido a que “se ha reducido el costo promedio de la deuda y se han estirado los plazos sustancialmente”.

El propio Kicillof también celebró el acuerdo logrado con los tenedores de bonos y aseguró que “nunca se abandonó el camino del diálogo con los acreedores, sólo que la Provincia no iba a pagar cualquier cosa a costa de comprometer el desarrollo ni de comprometer a nuestros habitantes”.

También remarcó el proceso de endeudamiento realizado durante la gestión de María Eugenia Vidal cuando fue gobernadora y de Mauricio Macri como presidente, a lo que calificó como “el ciclo de endeudamiento más ruinoso de los que hubo” y como “un festival de deuda externa que no sirvió para nada”.

“La gestión de Macri y Vidal tiene dos récords nunca alcanzados: entrar en default en moneda extranjera y también en moneda local”, detalló Kicillof, que consideró “una saga de desastres” porque “se endeudaron con el FMI para pagar a los acreedores del mercado que ya no les prestaban más”.

Además, mostró gráficamente cómo creció la deuda en dólares de la Provincia de Buenos Aires en un 68% durante la gestión de Juntos por el Cambio y explicó que “la deuda con acreedores extranjeros y en dólares es la deuda de más difícil solución”, haciendo un paralelismo con lo ocurrido en el país durante la crisis de 2001.