En diálogo con Matanza Digital, el presidente del Club Liniers Marcelo Gómez, comparó la iniciativa de la Superliga con la gestión del Gobierno Nacional en el país y dijo que ambos  “benefician a unos pocos”. En ese sentido, señaló que “a través de (el presidente de Boca Daniel) Angelici” lo que se intenta hacer, en materia futbolística, “es copiar el modelo (del gobierno) nacional: sacandole retenciones a los que más tienen, sin importarles los clubes chicos”.

En ese marco, el presidente de Liniers relató que en una reunión mantenida hace 20 días en la AFA, Angelici les propuso que la categoría de la Primera C “volviera a ser amateur”. Sobre esta propuesta, el dirigente del oeste reflexionó que “el jugador más emblemático de Liniers tiene 450 partidos, es el único club en el que jugó, y no va a jugar en otro. Gracias a que ascendimos, y a que la C está profesionalizada, tiene cobertura médica para su hija; tiene un recibo de sueldo; tiene aportes jubilatorios ¿Cómo le digo a este laburante del fútbol: ‘no mirá, mejor volvemos a ser amateur así tenemos menos quilombos como club’? es un derecho laboral adquirido…son voraces”, remató.

Sin embargo, el dirigente del oeste afirmó -en plural- que los clubes del ascenso “no están en contra de la Superliga” pero que no quieren “el modelo importado de España”, porque en Argentina “es inviable, no podemos tener un fútbol solo con dos clubes protagonistas”. “Queremos un plan que realmente contemple a todos los clubes”, señaló.

Gómez manifestó diferencias con el manejo que se propone desde el sector representando por Angelici y relacionado con el Gobierno. Criticó “el apriete político y económico” con el dinero de Fútbol Para Todos, ya que “están pagando al último dia, nos hacen sufrir”, y también advirtió que pretenden “instaurar las sociedades comerciales deportivas, como si los clubes fueran una empresa, y una empresa tiene que dar superávit. Ni el Real Madrid da superávit”. “El trasfondo político de este gobierno es que vienen por nuestros clubes, quieren comprarlos” afirmó, para aclarar que “acá hay un montón de cosas para corregir pero no somos inviables, ni unos ineptos, como quieren instalar”.

“Quieren hacer dos o tres categorías” “Pero acá, cada estación del tren de conurbano está representada por un club de fútbol, con un caudal de gente, y que cumplen un rol social, algunos en mayor y otros en menor medida, pero todos lo hacen” afirmó el dirigente deportivo.

Por último, lamentó el aumento descomunal de electricidad sufrida en el último mes y por el que centenares clubes de barrio de todo el país están reclamando: “son instituciones que sacan a los pibes de la calle para que practiquen un deporte, y se hace cuesta arriba. La verdad que uno siempre le saca jugo a las piedras, pero no estamos capacitados para saldar un incremento de esa magnitud”, concluyó.