Esta tarde, desde el Salón Dorado de la casa de gobierno de la Provincia de buenos Aires, acompañado por el Ministro de Salud provincial, Daniel Gollán, la directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila y el Jefe de ministros del gabinete provincial, Carlos Bianco; el Gobernador de la Provincia, Axel Kicillof brindó una conferencia de prensa para referirse a las nuevas restricciones anunciadas ayer por el presidente Alberto Fernández para mitigar los efectos de la segunda ola de coronavirus en el país.

La provincia de Buenos Aires “adhiere a las medidas que dictó el Presidente”, aseguró el gobernador y destacó que cuando se pide “coordinar” acciones con la Ciudad de Buenos Aires es porque “el virus no reconoce un lado u otro de la General Paz”.

“Si se deja hacer cualquier cosa de un lado de la General Paz y del lado de la Provincia se restringe, eso no funciona; por eso es necesario coordinarlo. El virus no reconoce un lado y otro de la General Paz”, expresó Kicillof y agregó, “estamos inmersos en una ola” de coronavirus que “sigue creciendo desenfrenadamente”.

“¿Qué estamos discutiendo? ¿Si cuando llueve abrimos el paraguas o no? Anunciamos estas medidas por tiempo limitado. A nadie gusta, pero lo que no nos gusta es que esté lleno de contagios y muertos. Es oportunismo, es vil cargar las tintas y exacerbar odios”, remarcó el mandatario.

Para mostrar la gravedad de la situación, Kicillof brindó detalles de los contagios con números. “El 29 de marzo, hace 15 días, el récord había sido 14 mil casos y el 6 de abril eran 21 mil, todo en una semana”.

Del mismo modo y en referencia a la suspensión de las clases presenciales, explicó que la medida tomada por 15 días en el AMBA no se dispuso solo “por lo que pasa adentro de las escuelas”, sino que también “es la circulación, lo que pasa antes y después”, y agregó, “se trata de bajar la circulación, y por 15 días, porque hay una proporcionalidad entre circulación y contagios”.