El barrio Almafuerte, o Villa Palito, fue urbanizado durante los últimos años. (Foto: villapalito.org)

La Subsecretaría Social de Tierras, Urbanismo y Vivienda de la Provincia difundió el Registro Público de Villas y Asentamientos. De este informe se desprende que La Matanza es el segundo distrito bonaerense con más barrios barrios precarios, con un total de 115.

El registro está encabezado por La Plata, que cuenta con 129 barrios, y tercero sigue Mar del Plata, con 80. En la provincia existen 1585 barrios precarios, que se dividen en 854 asentamientos (en vías de regularización), 415 villas miseria y otros 316 bajo la categoría “otros”. En ellos viven casi 420 mil familias, y casi el 75% se encuentra en el Conurbano bonaerense.

Con la promulgación de la Acceso Justo al Hábitat provincial, se creó el registro para buscar protocolos y procedimientos para regularizar la situación de estos barrios. Además, los barrios censados no podrán ser desalojados al menos por un año. “Con esta norma logramos una articulación entre el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo, ya que esta instancia implica la participación de más actores sociales y va contra las posibles situaciones de violencia institucional que pudieran darse”, explicó la senadora del FpV, Mónica Macha, quien impulsó el proyecto.

La diferencia entre villa y asentamiento

El fenómeno de las villas de emergencia comenzó en Argentina durante la década del ’50. Formadas por migrantes internos que buscaban mejores oportunidades de vida en el cordón industrial de la Capital y el Conurbano, eran lugares de paso antes de conseguir algo mejor. Las villas, formadas sin planificación y por una iniciativa de individuos o familias fueron llegando, están signadas por la precariedad de las construcciones y el hacinamiento.

Los asentamientos, en cambio, son un fenómeno más nuevo, ya que surge de la iniciativa colectiva organizada al calor del derrumbe de la industria nacional, que se profundizó durante la última dictadura cívico-militar y continuó durante la vuelta a la democracia. Surgidos de tomas de tierras fiscales, son pensados como una solución permanente, y es común que sus habitantes busquen regularizar su situación ante el Estado.

En la realidad, como en toda clasificación, existen todo tipo de situaciones intermedias. Pero generalizando un poco, se puede establecer que, mientras que las villas suelen estar emplazadas en la Capital y el primer cordón del Conurbano; los asentamientos, son más comunes en el segundo cordón.