Foto: Twitter.

Uno de cada diez argentinos está desocupado. Así lo informó el Indec, al anunciar que la desocupación subió del 9,6 al 10,6% en el segundo trimestre de este año en relación a igual período de 2018. Se trata del registro más alto de los últimos 14 años.

Según el instituto de estadística, hay más de dos millones y medio de desocupados. Desde el 2018 a este año, hubo 250 mil nuevas personas que se sumaron a la lista de desocupados del país.

Las provincias de Córdoba y de Buenos Aires concentran los peores indicadores laborales. En el Conurbano la tasa de desempleo es del 12,7% mientras que en al ciudad de Mar del Plata es del 13,4%. En Córdoba en tanto, la tasa se ubica en 13,1%.

Los jóvenes constituyen el sector más afectado por el incremento en el desempleo, que es particularmente alto en las mujeres. En este segmento, que incluye a mujeres de entre 14 a 29 años, la desocupación escaló de 21,5% a 23,4% en el último año. Entre los varones este número es del 18,6%.

El incremento del desempleo se da en el marco de la recesión económica que golpea al país. En un contexto de pérdida de poder adquisitivo por la alta inflación, más gente salió a buscar trabajo para compensar la caída del ingreso familiar. Eso se explica por un aumento en la tasa de actividad, que subió del 46 al 47,7% en el último año. Muchas de esas mujeres.

De manera paradójica, el nivel de empleo aumentó pero en el sector informal, es decir, a través de trabajos precarios o changas. Esto se ve en el aumento de trabajos de pocas horas frente a una caída de las ocupaciones a tiempo completo.

En ese sentido, la subocupación, que refleja a quienes están empleados pero desearían trabajar más horas, tuvo una fuerte suba y trepó del 11,8% al 13,1%.