Antonio Caló, Hugo Moyano y Luis Barrionuevo anuncian la unidad (foto: Crónica)

La tan pregonada unidad del movimiento obrero finalmente se formalizó con el triunvirato que llevarán adelante Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (garajes y estaciones de servicio). De esta manera, se pone en marcha el proceso de unificación en las distintas regionales. Desde Matanza Digital nos comunicamos con representantes del movimiento obrero local para conocer su mirada.

En La Matanza, a raíz de los conflictos a nivel nacional que se dieron durante el año 2014, la CGT local se dividió en dos facciones: la CGT oficial, que era conducida por Carlos “Ruso” Dgansky y continuó al mando de Mario Ortiz (textiles), y una CGT disidente, representada por Ernesto Ludueña (Seoca). Ambos sectores vienen en conversaciones en lo que va del año y ahora, a partir de la unificación definida a nivel nacional, resta ver quién es el secretario general de interior para que lleve adelante la normalización al distrito.

“Es necesario porque todo aquel que se divide pierde en la vida, y el movimiento obrero no está exento”, señala Ernesto Ludueña, titular de la CGT disidente. Al mismo tiempo, remarca que “la unidad está, en la base los trabajadores estamos unidos porque tenemos el mismo reclamo, que la dirigencia tenga diferencias o disidencias no es malo, pero tenemos que seguir trabajando”. El dirigente de Seoca asegura que “la unidad está firme y va a salir” pero que después “hay que ver quién la conduce y para qué queremos una CGT en unidad, ver quien tiene aspiración para otros cargos, clarificar algunos temas”.

Por su parte, Hugo Melo, secretario general de la UOM Matanza (enrolada en la CGT oficial), quien extenderá su mandato hasta 2020, expresó que “es bueno que se haga la unidad, lástima que se hizo tarde y forzado por obligación o necesidad, cuando se tendría que hacer por convicción”. “Tenemos que estar convencidos, tener un conductor y trabajar”, simplifica Melo. Por último, asegura que la unidad de la CGT “depende de los dirigentes y no de los trabajadores, los que están divididos son los dirigentes, los trabajadores nunca se dividen”.