El cadáver de un anciano indigente fue hallado anoche por vecinos en la calle Tokio, entre Moldes y Canadá. Según denunciaron los habitantes de la zona, el cuerpo aún seguía allí en estado de descomposición por un conflicto de competencias entre la departamental judicial y policial.

“No hay intervención de la Fiscalía de Homicidios porque es una muerte natural de una persona indigente”, explicaron voceros de la fiscalia de La Matanza al portal No Ficción, y detallaron que la muerte del anciano se debió a “un paro cardiorrespiratorio no traumático”.

También detallaron que, “como lo llamaron desde la comisaría, el fiscal Gastón Duplaa que está de turno se comunicó con la departamental para que le den el traslado al cuerpo”.

Según denuncian vecinos en las redes sociales, el cadáver estuvo más de un día en el lugar, a la vera de las vías del Tren Belgrano Sur.

“En este caso, al ser un indigente debería ocuparse la familia, una cochería o la morgue de un hospital, pero como no reclamó nadie el cuerpo, el fiscal está pidiendo a la departamental que se ocupe, pero la realidad es que tampoco debía ocuparse la policía del traslado“, explicó el vocero judicial.

Lo cierto es que anoche se dirigieron al lugar efectivos de la policía que convocaron a equipos especializados de la morgue y Policía Científica. Pero según informó el comisario Javier Martínez de la Comisaría de San Alberto al medio Infocom, el lugar “no cuenta con los medios y un espacio adecuado para depositar el cuerpo. Estas son tareas más acordes con la morgue judicial, pero al haberse dictaminado la causal de muerte a través de la perito forense como muerte natural, no se han activado dichos mecanismos judiciales”.

Finalmente, y tras la comunicación de la Fiscalía con la policía el cuerpo del hombre fue retirado.