El hecho ocurrió el pasado miércoles a las 9.30 cuando, en circunstancias que aún son materia de investigación judicial, el adolescente, y tres amigos se movilizaban en un Volkswagen Suran azul y, al detenerse en un kiosco situado sobre la calle Luzuriaga, de Barracas, fueron interceptados por efectivos de civil de la Comisaría Vecinal 4C quienes, según su versión, creyeron que iban a cometer un robo.

Según la primera información del agente de la fuerza de seguridad, que se movilizaba en un automóvil sin identificación, los jóvenes se negaron a ser identificados, embistieron con el vehículo a dos efectivos y tras una persecución, que se extendió hasta el cruce de Alvarado y Perdriel, el futbolista, jugador de las inferiores de Barracas Central, identificado como Lucas González, fue hallado herido de dos tiros en la cabeza en el asiento del acompañante.

Dos de sus amigos fueron detenidos y un tercero escapó, aunque más tarde se presentó en sede policial con su madre y quedó aprehendido.

González, quien tras el hecho recibió las primeras atenciones en un nosocomio de la zona, murió esta tarde pasadas las 17 hs en el Hospital El Cruce, de Florencio Varela donde fue trasladado esta madrugada y permanecía internado en estado crítico. La muerte fue confirmada por sus familiares.

Por el asesinato, el Ministerio de Justicia y Seguridad inició un sumario administrativo a los oficiales involucrados en el hecho y fueron pasados a disponibilidad. Tienen 36, 40 y 46 años. Se trata de Juan José Nieva, Fabián Andrés López y Gabriel Alejandro Isass. Los tres fueron desafectados de sus cargos.

 

Pedido de justicia

Con profundo dolor, llanto y angustia, familiares, amigos y vecinos de Lucas participaban esta tarde de dos movilizaciones para pedir “justicia” por el asesinato.

Los manifestantes se enteraron mientras participaban de ambas convocatorias del fallecimiento del joven, ocurrido pasadas las 17.45, y se extendieron las muestras de dolor.

“Personal de la Policía de la Ciudad culpables”, “Justicia por los pibes”, “Que paguen los culpables, tenía toda una vida por delante, justicia por Lucas González” y “Basta de gatillo fácil” fueron algunos de los carteles que llevaban los manifestantes, cuando comenzó la marcha.

“Lucas se levantó, vino a entrenar como todos los días con el sueño de llegar a primera, termina el entrenamiento y se está yendo a la casa con los amigos tranquilos y pasó lo que pasó”, dijo a la prensa entre lágrimas Camilo, amigo de la víctima.

El joven afirmó que los interceptó un “auto de civil y nunca dijeron ‘soy policía’, los persiguieron y ellos pensaron que los querían robar, les dispararon de la nada”.

“Lucas era un pibe muy bueno, muy alegre, es injusto todo lo que está pasando a él y a la familia”, expresó el muchacho, quien desmintió la versión de la Policía sobre que iban armados.

Por último, Camilo aseguró que su amigo tenía “el sueño de ser jugador de primera” y vinieron “unos hijos de puta para hacerle lo que le hicieron”.

“Encima después te quieren embarrar diciendo que era un delincuente, que era un ladrón y nada que ver”, concluyó.

El club

Barracas Central expresó hoy su apoyo a la familia y amigos de Lucas González, y se puso a disposición “para ayudar a entender lo sucedido”.

“Queremos hacerle llegar a la familia y amigos de Lucas González, jugador de nuestra sexta división, todo el apoyo incondicional por el momento que les está tocando atravesar”, señaló.

“Asimismo, el club se pone a entera disposición de la familia para ayudar a entender lo sucedido y sobre todo rezar por la recuperación de Lucas”, concluyó el comunicado difundido.