Tras finalizar el conteo de votos y con más del 99,9% escrutado, el resultado fue mucho más contundente que el pronosticado por los sondeos. Boric se impuso con el 55,87% y se convirtió en el candidato que obtuvo más votos absolutos en la historia del país. Kast sacó un 44,13%.

“Esta campaña desbordó todas nuestras expectativas y este mismo compromiso y entusiasmo que demostraron será necesario durante todos los años de mi Gobierno para que se pueda sostener el proceso de cambio que se ha iniciado”, pidió Boric en su discurso como presidente en una de las arterias centrales de Santiago, la Alameda, a solo cuadras de La Moneda, la sede de Gobierno.

Los dirigentes de la izquierda aseguraron que había ganado “la esperanza” y que uno de los primeros objetivos del próximo Gobierno será recuperar “la unidad” del país.

Por su parte, el candidato de ultra derecha, Kast, los principales dirigentes de la coalición oficialista y del propio presidente saliente, Sebastián Piñera hicieron llegar sus felicitaciones al diputado electo, quien el próximo 11 de marzo, se convertiría en el presidente más joven de Chile con 35 años.

“Acabo de hablar con Gabriel Boric y lo he felicitado por su gran triunfo; desde hoy es el presidente electo de Chile y merece todo nuestro respeto y colaboración constructiva” porque “Chile siempre está primero”, escribió Kast en Twitter y luego, en su discurso le habló a sus simpatizantes: “A los que nos votaron queremos decirles que estén tranquilos, que todo va a estar bien”, y prometió que seguirá acompañando a “las víctimas del terrorismo”.

Apenas minutos después, Piñera y Boric compartieron una videollamada que fue difundida en vivo por la televisión nacional, en la que se destacaron tanto la amabilidad como la tensión entre dos defensores de ideas diferentes.

“La historia nos ha enseñado que cuando recorremos los caminos de la paz y la reconciliación, a los chilenos nos va bien; cuando dividimos, no; todos esperamos que tenga un muy buen Gobierno para Chile y para los chilenos; va a contar con nuestra posición colaborativa”, sostuvo Piñera.

Boric replicó entonces que “los acuerdos tienen que ser con los chilenos y las chilenas, no solo entre dirigentes”, y remarcó que él será “el presidente de todos los chilenos y las chilenas”.

Más adelante, el mandatario invitó a su sucesor a una “reunión de trabajo” y le recomendó que “aproveche muy bien este tiempo” porque “gobernar es muy difícil”.

“Esperemos que lo hagamos mejor”, respondió el presidente electo, con una sonrisa.