Juan Ramón Herrera

Si bien el oficial Juan Ramón Herrera estaba acusado de haber cometido el “homicidio calificado” de Victoria, su propia hija, ahora la jueza Carina Andrijasevich, titular del Juzgado de Garantías 6 de La Matanza entendió que se trataba de un “homicidio culposo”, un delito excarcelable.

De esta manera, el policía, quien permanecía detenido a pedido del fiscal de la causa, Gastón Duplaa, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios de La Matanza, fue excarcelado.

“Declaró la madre de la nena fallecida y el cuñado del imputado y ambos fueron muy claros en que no quiso matarla”, afirmó un vocero encargado de la pesquisa.

Según el testimonio de la mujer, Natalia Bergamaschi de 29 años, también miembro de la misma fuerza, el disparo que impactó en su hija ocurrió cuando hubo un forcejeo entre ella y Herrera.

Herrera fue indagado nuevamente por el delito de “homicidio culposo” y fue excarcelado por orden de la jueza.

¿Qué pasó?

El hecho ocurrió cerca de la medianoche del sábado 29 de mayo, en una casa situada en la calle Albateiro al 3600, de la localidad de Virrey del Pino, donde residía el policía Herrera junto a su esposa y la niña de 6 años.

De acuerdo a las primeras averiguaciones, el efectivo se encontraba ingiriendo bebidas alcohólicas en el comedor de la vivienda, donde también se hallaban su hija y su mujer.

Según las fuentes, en esas circunstancias se inició una discusión de pareja y, al parecer, se produjo un forcejeo entre ambos.

En medio de esa discusión, el hombre tomó su arma reglamentaria y dio un disparo hacia el suelo, pero el balazo rebotó y dio en el abdomen de la niña, dijeron los informantes.

Ante esta situación, la víctima fue llevada por sus padres y un vecino al Centro de Salud Domingo Roca de Virrey del Pino, adonde los médicos constataron su fallecimiento a raíz de la herida de bala sufrida.

El fiscal dispuso el secuestro de pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros del policía, la cual fue hallada tirada en el piso, en el interior de la vivienda.

De acuerdo a las fuentes de la Policía de la Ciudad, el imputado presta servicios en la Comisaría Vecinal 6 B de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), mientras que su esposa lo hace en la 13 de la misma jurisdicción.

A raíz de lo sucedido, desde la Oficina de Transparencia de la fuerza de seguridad porteña se dispuso la separación del cargo del imputado hasta que se resuelva su situación procesal ante la Justicia.