Luego de más de un mes de conflictos y negociaciones, finalmente la empresa Garbarino reincorporó a los 23 empleados que habían sido despedidos el 31 de diciembre de 2020 por realizar medidas de fuerza. Así lo anunció el Sindicato de Empleados y Obreros de Comercio y Afines.

Para mediar en las negociaciones debió intervenir el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires, que había dictado la conciliación obligatoria y fue parte de las audiencias en las que participaron los empleadores y el sindicato en representación de los trabajadores.

Según se dejó constancia en el acta firmada por ambas partes, “la empresa deja sin efecto la decisión adoptada respecto a los 23 trabajadores involucrados, garantizando la reincorporación de los citados”. De esta manera se oficializa, también, que al día de la fecha no hay deuda salarial con los empleados.

Por su parte, desde SEOCA celebraron la decisión que conlleva “el restablecimiento de la relación armónica entre las partes” y remarcaron que “el diálogo es la única herramienta para la paz social”.