(Foto: archivo)

“En la próxima semana se va a conocer un informe de un grupo interdisciplinario de especialistas sobre derechos humanos, que depende de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que va a ser vinculante sobre lo sucedido en el 2019”, comentó Basteiro en diálogo con Radio AM530.

Reiteró que, en este marco, “Bolivia está analizando la posibilidad de presentar denuncias ante Naciones Unidas contra algunos de los funcionarios argentinos o contra la nación (argentina) ante la relatoría de derechos humanos, por haber participado de manera directa o indirecta en un hecho de sedición”.

En la denuncia, “se hace responsable al Gobierno de (Mauricio) Macri por haber colaborado, y no de manera ingenua, sino con provisión de armamento al gobierno de (Jeanine) Añez”.

Además, Basteiro comentó que “parecería” que el gobierno de Macri “sabía de antemano” que se estaba preparando un golpe institucional en Bolivia y, “por eso, enviaron armamentos”.

“En la Casa Rosada hubo reuniones el día antes y el día de la salida del vuelo Hércules que llegó a la policía y a la fuerza aérea boliviana”, afirmó el embajador argentino.

Detalló que en esas reuniones estuvieron “(el exjefe de Gabinete) Marcos Peña, (la exministra de Seguridad) Patricia Bullrich, (el excanciller) Jorge Faurie, (el exministro de Defensa) Oscar Aguad, los jefes de Gendarmería, el director de Aduana y el director de Anmat”.

“Y ahí se acordó la forma del envío a Bolivia y el por qué”, advirtió Basteiro.

Si bien declaró que “no está confirmado quién pudo haber hecho el pedido a la Argentina” desde Bolivia, el embajador marcó que “sí está claro que ese pedido llegó a oídos del presidente (Mauricio Macri) para tomar la determinación de llevar adelante un envío”.

Insistió con que se trató de un traslado de armamentos “irregular, sin documentación, sorteando el procedimiento de Aduana y mintiendo porque dijeron que era una exportación temporal y ya sabían que no iba a volver”.

“Hicieron todo con la intencionalidad de sacar el material de manera irregular porque sabían que era un contrabando, porque se sabía que iba a cumplir un rol criticable y objetable, hasta imposible de justificar”, subrayó Basteiro.

Para el diplomático, lo ocurrido muestra “la calaña de personajes que gobernaron” la Argentina durante la gestión de Macri, que incurrió en “irregularidades del tamaño de contrabando agravado de armamentos a un país hermano para reprimir y matar gente”.