El expresidente Mauricio Macri fue citado para el próximo jueves a declaración indagatoria por el juez federal subrogante de Dolores, Martín Bava, quien investiga maniobras de espionaje a los familiares de los tripulantes del ARA San Juan durante su gestión al frente de la Casa Rosada.

Desde la semana pasada, dirigentes del ala dura de Juntos, comenzaron a circular una convocatoria para movilizarse este jueves hasta la ciudad de Dolores y “bancar” al ex mandatario.

Por respeto

En virtud de la convocatoria política que está realizando JxC por distintos medios, en un supuesto apoyo al expresidente Mauricio Macri para el jueves próximo a tenor de su citación a declaración indagatoria ante el juzgado federal de Dolores, les rogamos que por respeto no lo hagan”, afirman en el texto difundido por la querella que agrupa a once familias y encabeza el abogado Luis Tagliapietra, padre de unos de los tripulantes.

En ese marco, piden además que “respeten a la justicia y a los 44, que no hagan lo que repudiaron de otros ex funcionarios. Los familiares allí estaremos para escuchar lo que (Macri) tiene para decir, como siempre sin banderas políticas”.

Un matancero en el Ara San Juan

“Luis era un tipo feliz. Era un gran tipo, divertido, familiero, un gran profesional. Es una pérdida dolorosa para la familia, y una gran pérdida para la sociedad también”, contó Gustavo, uno de sus 5 hermanos y único vocero de la familia Leiva.

El Suboficial Segundo, Luis Marcelo Leiva tenía 39 años. Nació en el Hospital Equiza de González Catán. En su adolescencia había dejado su barrio Santa Rita para dedicarse a la Marina.

Cuando sucedió lo del Ara San Juan, hacía 24 años que había ingresado a la armada y casi dos décadas que era submarinista.

Luís dejó a sus hijos Maia y Máximo. Esos chicos, al igual que el resto de los Leiva y La Matanza entera, ahora tienen un nuevo héroe nacional.