En el marco de la salida de la pandemia de Covid-19 y en busca de aumentar el poder adquisitivo de la población para ganarle a la inflación, se oficializó el aumento del salario mínimo, que en la actualidad es de $29.160 y que llegará a $33.000 aumentando en tres tramos.

Según lo acordado con el Consejo del Salario la semana pasada, quedó registrado en la Resolución 11/2021 que el Salario Mínimo, Vital y Móvil aumentará a $31.104 retroactivo desde el 1 de septiembre, mientras que pasará a $32.000 en el mes de octubre y alcanzará los $33.000 en febrero de 2022.

Se trata de un aumento concreto del 13% que estaba previsto para implementarse sólo en febrero, pero que fue adelantado con el objetivo de que el salario pueda pelearle a la inflación anual, como lo había anunciado en julio Daniel Arroyo, quien en ese entonces era el Ministro de Desarrollo Social.

Si bien el año pasado ya había aumentado un 28%, el salario mínimo aún se mantiene por debajo de la canasta básica. Es que según las estadísticas informadas por el INDEC, una familia de tres personas necesitó $54.422 para no caer por debajo de la línea de pobreza. En cuanto a lo individual, la canasta básica es de $22.000.

El valor del salario mínimo influye en las paritarias que deben revisar sus acuerdos en los próximos meses y, además de ser una referencia para el trabajo informal, determina el salario social complementario que el Estado paga a los beneficiarios de planes sociales, que equivale a la mitad de dicho salario mínimo.