El Presidente Alberto Fernández encabezó, el miércoles, la entrega de las llaves de cinco viviendas del desarrollo urbanístico construido en el marco del programa ProCreAr, en Ciudad Evita, a familias matanceras y estuvo acompañado por el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza y el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi.

Además, el primer mandatario firmó un convenio con la CGT y la CTA para que personas afiliadas a los gremios que integran esas centrales puedan acceder a unas 1.200 viviendas construidas en la Ciudad de Buenos Aires y en los municipios bonaerenses de Ezeiza, La Matanza, San Miguel, San Nicolás, Lincoln, Bahía Blanca y Tandil.

El acto se iba a llevar a cabo en La Matanza pero, por las condiciones meteorológicas, se concretó en el Museo del Bicentenario, en Casa Rosada. Ahí, el jefe de Estado manifestó: “Una preocupación mía, desde el primer día, es que cada familia argentina tenga un techo, que es un derecho humano y tenemos que garantizarlo”.

Asimismo, Alberto Fernández dijo haber sentido “impotencia” luego de ver las “casas maravillosas que habían quedado construidas en 2015 y que por razones inentendibles no fueron entregadas a la gente”.

El Presidente valoró también que las centrales obreras se sumen al acuerdo. “Es un paso importante que estamos dando, darle una casa a una familia es una tranquilidad. No les estoy dando nada en verdad, porque las han pagado, pero cada uno pone su parte y el Estado también lo hace. El esfuerzo que cada uno haga por darle un techo a una familia siempre es grato. Eso le da sentido a la actividad política y a la gestión”, avaló.

“Estamos empeñados en que cuando el 2023 llegue, podamos cumplir ese objetivo de construir casas para 260.000 familias en todo el país para que cada uno tenga la posibilidad de progresar donde nació. Ese tiene que ser un objetivo central. Es el país que les debemos a nuestros hijos. Primero los últimos, nunca nos olvidemos de eso”, convocó el Presidente.

¿Suspendido por la lluvia?

Según lo publicado en el portal “Política 2000”, “algunas falencias en la organización de la seguridad del Presidente y otras autoridades fueron la razón de peso para la suspensión” del acto a realizarse en la localidad de Ciudad Evita.

Tras la repercusión generada por dicha visita, corrieron rumores de que “personas que trabajan para Cambiemos” y que también se agrupan con vecinos que reclaman por la protección y el cuidado de la Reserva Natural de Ciudad Evita, planeaban una manifestación en contra del mandatario.

De acuerdo a lo publicado en el portal antes mencionado, “Cambiemos está haciendo una particular campaña en defensa de la Reserva Natural evítense”, instalando “mesas en esquinas estratégicas de esa localidad” en la que, además de otros datos personales “hacen firmar y poner sus documentos a los vecinos que están de acuerdo con el propósito, en papelitos que disimuladamente llevan los símbolos de ese partido opositor al peronismo”.

“Martin”, el autor de la nota publicada en ese portal pregunta al final de misma: “¿No es lógico que sea en planillas con una identificación clara del objetivo en lugar de papelitos que no se sabe adónde van a parar, ahora que se conoce el cronograma electoral con las fechas de las PASO, el 8 de agosto y las Elecciones Generales Legislativas el 24 de octubre?

Respuesta tuitera

Sin embargo, desde la cuenta de twitter @EvitaReserva y despegados de la cuenta de “Juntos x Ciudad Evita” (@juntosxciudade1), salieron a responderle: