En el marco del inicio de clases con los correspondientes protocolos sanitarios para evitar contagios de Covid-19, el Ministerio de Educación de la Nación presentó una denuncia ante la oficina anticorrupción por presuntas irregularidades durante la gestión de Juntos por el Cambio, por un total de 62 millones de dólares.

Se trata de licitaciones por la construcción de jardines de infantes: Mauricio Macri había anunciado en 2016 la construcción de 3.000 nuevos, pero sólo fueron licitados 292 y concluidos 107. Se encontraron irregularidades en 4 licitaciones, de un total de 17 para la realización de 93 jardines, ninguno de los cuales fue concluido.

Según informó la cartera educativa, el 34% de las obras de 2016 fue adjudicada a La
UTE BAHIA BLANCA VIVIENDAS S.R.L – ESCARABAJAL INGENIERÍA S.R.L y “habiendo recibido transferencias por un importe de U$S 61.920.462 sobre un total de U$S 92.357.315 que abarcaban los 4 contratos, ninguna de las 93 obras fue finalizada“.

Además, “por el bajo avance de las mismas, tras dos años de plazo, fueron rescindidas 53 de las obras que se encontraban entre un 50% y un 75% de avance, mientras que 19 registraban entre un 20% y un 49% de avance y 2 reconocían apenas un avance inferior al 20%”.

Esto significa que se desembolsaron 62 millones de dólares a lo largo del tiempo y que
la UTE adjudicataria de la construcción de los establecimientos siguió recibiendo
transferencias monetarias hasta fines del mes de julio de 2018, a pesar de no cumplir con las obras acordadas.

También explicaron que debería haberse aplicado multas por incumplimiento que alcanzaban un valor de 78 millones de pesos, pero que sólo se establecieron algunas por 7 millones de pesos, es decir, menos del 10% de lo que correspondía.