En su evaluación del crédito otorgado a la Argentina durante el gobierno del expresidente Mauricio Macri, el directorio del FMI señaló que “a pesar de la clara comprensión de las experiencias anteriores, el programa terminó empeorando la fuga de capitales en lugar de impulsar la confianza“.

El Acuerdo Stand By 2018 fue aprobado pocos meses después de que el Congreso Nacional aprobara una reforma tributaria (diciembre de 2017) que, junto con otras medidas tributarias implementadas desde 2016, redujo significativamente la progresividad del sistema tributario y socavó su capacidad de recaudación“, precisó el Fondo en su Evaluación Ex Post del crédito otorgado a la Argentina en 2018.

Tambien indicó que en 2016 se estableció una reducción gradual de las tasas del impuesto a la propiedad mueble, se eliminó el esquema de aumento de las tasas marginales y se suspendió la aplicación del impuesto por tres años para las personas que no ingresaron a la Ley de Amnistía Fiscal de 2016“.

Asimismo, señaló que “otra iniciativa en la misma dirección fue la reducción de las tasas del impuesto a las Ganancias de las sociedades, que pasó del 35% en 2017 al 30% en 2019″, y añadió que “habría seguido cayendo al 25% en 2020 pero esta reducción fue suspendida por la introducción de Social Ley de Solidaridad en diciembre de 2019”, ya con el gobierno de Alberto Fernández.

Como resultado, los impuestos donde más cayeron los ingresos entre 2015 y 2019 fueron los que gravan la renta, las utilidades y las plusvalías (del 6,46% al 5,14% del PBI) y la propiedad (del 0,32 al 0,15% del PBI)”, puntualizó el organismo.

Así también detalló que estas medidas implementadas por el gobierno de Mauricio Macri que tenían como “objetivo mejorar el saldo primario a través de tasas impositivas más bajas, bajo el supuesto de que promoverían una mayor inversión y producción”, no cumplieron con lo prometido lo que “provocó una mayor subfinanciación”.

Por esta razón, el gobierno macrista redujo aún más el las inversiones en obras públicas (hospitales, escuelas, universidades, políticas de ayudas sociales, etc) para alcanzar las metas del balance fiscal primario.

Otros puntos principales de la Evaluación Ex Post realizada por el FMI sobre el crédito que le concedió al gobierno de Mauricio Macri son los siguientes:

  • El programa no cumplió con sus objetivos, a pesar de las importantes modificaciones de las políticas económicas (ajustes y tarifazos).
  • El aumento de los reembolsos, junto con la fuga de capitales (venta de dólares), ejerció una presión considerable sobre el tipo de cambio.
  • El programa fue frágil desde el principio, y la estructura de la economía argentina limitó las opciones de política disponibles.
  • El incipiente marco de metas de inflación se mantuvo inicialmente, aunque no se cumplieron las condiciones previas para el éxito.
  • El problema fundamental fue la falta de confianza en la sostenibilidad fiscal y externa.
  • Los inversores nacionales y extranjeros estaban atentos a la historia de crisis de Argentina, lo que los hizo notablemente rápidos para pasar de comprar un bono a 100 años a retirar sus fondos.
  • El programa no contemplaba reformas estructurales más amplias (en consonancia también con la opinión de que el problema inmediato era principalmente un choque de liquidez a corto plazo) y acomodaba medidas fiscales de baja calidad.