La Cámara de Diputados de la Nación, en su sesión de ayer que se extendió hasta la madrugada de este viernes, aprobó el proyecto de ley que impulsa el cupo laboral para personas travestis y trans dentro de la administración pública. De esta manera, pasó al Senado y será tratado allí para convertirse en ley.

La iniciativa establece que el Estado debe contar con el 1% de sus empleados, sea cual fuere la modalidad de contratación, que pertenezcan a la población travesti, trans y transgénero. Obtuvo 207 votos a favor; mientras que hubo 18 legisladores de Juntos por el Cambio de los cuales 11 votaron en contra y 7 se abstuvieron.

Gabriela Estévez, Diputada del Frente de Todos, afirmó que “hoy seguimos transitando ese camino a la reparación que comenzó en el 2004, cuando Diana Sacayán decía, ‘hasta que no podamos ponernos en la piel del otro, no vamos a poder pensarnos como sujetos transformadores de la realidad'” y destacó que “este proyecto se trata de eso”.

Por otra parte, también tras la aprobación en la Cámara baja, ayer se convirtió en ley el proyecto para establecer la paridad de género desde una perspectiva de diversidad sexual, en los servicios de radiodifusión sonora y televisada del Estado Nacional, en cualquiera de sus formatos.