En la sesión de ayer, la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires aprobó el proyecto de ley que permite al Gobernador Axel Kicillof comprar vacunas para ser repartidas y lograr velocidad en la lucha contra el Coronavirus. El martes se tratará en el Senado para convertirla en ley.

Se trata de una iniciativa enviada por el propio Kicillof “para la adquisición de vacunas destinadas a generar inmunidad adquirida contra la COVID-19”. La oposición acompañó la propuesta aunque solicitó agregar cambios, como que las compras queden sujetas al control posterior de la Comisión Bicameral de Seguimiento de las Emergencias.

El Diputado por el Frente de Todos y presidente del bloque, Facundo Tignanelli, explicó que “el Gobierno considera que es momento de salir al mercado para conseguir vacunas y hacer mas rápido el plan de vacunación antes del invierno”. Respecto a los cambios agregados por la oposición, aclaró que “cada 60 días se presentará un informe en la Comisión Bicameral”.

El legislador oriundo de La Matanza contó que “algunas negociaciones están encaminadas” y puso como ejemplo “la vacuna alemana, que está en fase 3 de experimentación”. Detalló que, en caso de aprobarse la ley, “la prioridad la tendrían los bonaerenses pero estaría enmarcado en el Plan Nacional de Vacunación”, lo que indica que también se repartirían dosis hacia otras provincias.

“Pedimos responsabilidad y celeridad a la hora de conocer cómo son estas negociaciones, los plazos, cómo va a ser la distribución, porque no es información para nosotros sino para todos los bonaerenses”, explicó Alejandra Lorden, de Juntos por el Cambio, al tiempo que criticó al oficialismo por “politizar la vacunación”.

Por su parte, la Diputada María Laura Ramírez, del Frente de Todos, disparó con fuerza al esgrimir que quiere “invitar a la oposición a dejar de mentir y engañar a la población, esta ley invita al Gobernador a salvar vidas, dejemos de lado las chicanas y la campaña política”.