Como todos los años, en este 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer. En los últimos tiempos, el sentido de este día fue cambiando y pasó a ser un símbolo de lucha, de reivindicación de los derechos de la mujer y, por sobre todo, del respeto y la igualdad que se exige.

La violencia y las desigualdades de género son un flagelo cotidiano en Argentina y los femicidios son el extremo más brutal. En lo que va del año, en nuestro país se registraron 55 casos, según los datos recolectados por el Observatorio de las Violencias de Género ‘Ahora Que Sí Nos Ven’. Sí, un femicidio cada 29 horas.

Matanza Digital dialogó con el Observatorio y desde allí indicaron que “este 8M nos encuentra con un derecho conquistado más, que es el de poder decidir y tener autonomía sobre nuestros cuerpos”, en referencia al aborto legal, seguro y gratuito, sancionado a fines de 2020.

Sin embargo, también se pide “por aquello que falta” y se destaca “la Ley de Cupo laboral Travesti Trans, la implementación de la Ley Micaela y la ESI, el acceso a mejores condiciones de empleo, el acceso a la tierra y la vivienda, una reforma judicial feminista para poder erradicar las violencias”

 

El rol del hombre

Respecto al papel que involucra a los hombres en la lucha feminista, desde ‘Ahora que sí nos ven’ consideran que es fundamental “poner en discusión el rol de los varones, sus privilegios y complicidades machistas sobre las prácticas que tienen”.

El replanteo en lo personal entre grupos de varones se refiere a interpelar sobre “cómo su forma de ser varón repercute en la desigualdad y la violencia para con el colectivo de mujeres y LGBTIQ”.

Se pide “discutir hacia adentro” sobre lo machista de “controlar a su pareja, no cuidar de sus hijos o hijas estando o no en pareja, degradar las tareas domésticas, referirse a mujeres de forma sexista, mandarse fotos íntimas de mujeres o burlarse del colectivo LGBTIQ”.

Observatorio de las violencias de género ‘Ahora que sí nos ven’