El procedimiento fue coordinado por efectivos de la DDI local, quienes aprehendieron y pusieron a disposición de la justicia a 19 personas, luego de inspeccionar varios locales comerciales y puntos de venta en la calle.

Allí se decomisaron 40 artefactos robados, siete computadoras con programas para liberar los móviles y 6.000 accesorios que no contaban con documentación respaldatoria, entre otros elementos de interés para la causa.

La investigación del caso identificó al centro comercial de Ciudad Celina como uno de los lugares de destino del material robado. Allí se realizaban dos tareas para reingresar los celulares al mercado legal: Se lo “flasheaba” (desbloqueaba) o se le cambiaba la placa madre. En el último caso, del teléfono original solo quedaba la carcasa y algunos de sus componentes decorativos.

Para realizar esa inspección en simultáneo, los policías de investigaciones de La Matanza contaron con el apoyo de 32 grupos operativos de distintas DDI, personal de Drogas Ilícitas, Infantería y Gabinetes Tácticos Operativos de la Jefatura Departamental.

Los imputados fueron puestos a disposición de la fiscalía que intervino en la pesquisa, dependiente del Departamento Judicial La Matanza.