Este mes se discuten los términos salariales de los trabajadores del sector y el dirigente matancero, Hugo Melo, aseguró que “hay que generar un cambio en la discusión porque de esa forma no hay un beneficio real para los trabajadores”, siendo que “los compañeros terminan con salarios por debajo de la línea de la pobreza. Los salarios no se pudieron mejorar por que las negociaciones no fueron positivas durante todos estos años”.

En ese sentido Melo sostuvo que “nuestra paritaria va de abril a abril. El año pasado hubo una negociación diferente que terminó cerrándose el 1 de enero y terminó en un 39,6% trimestral y por eso estamos convencidos que en esta negociación deberíamos tener un acuerdo diferente”.

“Es momento de cambiar la forma de defender el salario de los trabajadores, es necesario achicar los plazos de negociación con las cámaras empresarias. No podemos tener un acuerdo a 12 meses porque terminamos corriendo detrás de la inflación”, aseguró.

El referente metalúrgico insistió en la necesidad de “tener la posibilidad de discutir los salarios cada tres o seis meses, para sortear esa brecha que se genera entre el salario y el valor de la canasta básica y así poder mejorar el poder adquisitivo de los compañeros”.

Así mismo, Melo detalló que “los metalúrgicos tenemos el Ingreso Mínimo Garantizado, nadie puede estar por debajo de ese monto, son 44 mil pesos, pero hay una diferencia enorme con la canasta básica que hoy es de 56 mil pesos, casi un 30 por ciento de diferencia”, y sugirió, “sería bueno que cuando nuestra organización a nivel nacional haga esta negociación, al menos logre equiparar el ingreso mínimo con la canasta básica”.

También advirtió que “el aumento salarial se tiene que dar en un mayor porcentaje, porque si logramos que un trabajador tenga un salario mínimo de 56 mil pesos en bruto, cuando se le apliquen los descuentos” quedarían por debajo del nivel de la canasta básica, y sostuvo que “mientras las industrias crecen permanentemente y los empresarios ganan más dinero, los trabajadores se van empobreciendo masivamente con estos niveles salariales nunca vistos en la historia de nuestro gremio”.

Hay que generar un cambio

En este pedido de cambio, Melo alertó que el “acuerdo anual ya no puede continuar” y que “desde la comisión directiva de la UOM de La Matanza coincidimos con los todos los delegados y con los compañeros en las fábricas” que es “la única forma de comenzar a recuperar el salario que fuimos perdiendo durante los últimos años”.

“Pasamos de ser un gremio de referencia en materia paritaria a ser el furgón de cola de los trabajadores argentinos, frente a dirigentes de otras organizaciones, que sí supieron defender el ingreso de los compañeros”, señaló.

Por último manifestó que “las diferencias que planteamos no son en contra de la organización, son a favor de trabajadores y a favor de nuestra organización, porque conjuntamente con la mejora del salario y de las familias de los trabajadores también estaremos mejorando los servicios sociales y gremiales. Nosotros no compartimos los resultados de las negociaciones desde hace varios años porque no dieron los resultados que esperaban los compañeros en las fábricas”, y aseguró que el bono, que no está incorporado al salario, “es solo un paliativo”.

“En cada negociación de la UOM los únicos que ganan son los empresarios porque los trabajadores ven que los sueldos se van cada año más para abajo”, concluyó.