Luego del crimen del kiosquero Roberto Sabo en Ramos Mejía, que desató una serie de respuestas sociales y de referentes políticos, desde el Ejecutivo Municipal hablaron por primera vez sobre la situación de inseguridad que se vive en el distrito y destacaron la inversión económica realizada en los últimos años.

A través de un comunicado firmado por clubes, federaciones, empresas, sindicatos, comunidades religiosas y foros vecinales, entre otros, el Municipio expresó que “sabemos que la lucha contra la inseguridad no tiene tiempo, ni espacio, ni cantidades específicas. Es siempre y es en todas las áreas”.

En la misiva también se agregó que, en referencia al crimen de Roberto Sabo, los firmantes envían “nuestro sincero acompañamiento al dolor de su familia y de sus amigos, nuestra solidaridad frente a tan irreparable pérdida y nuestro incondicional apoyo a su búsqueda de Justicia”.

Por otro lado, señalaron a la gestión de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal como parte responsable al relatar que “hasta 2015 teníamos 5300 policías, 150 zonas de patrullaje y 1000 gendarmes, pero a fines del 2019 por decisiones del Gobierno nacional y provincial anterior, nos encontramos con 3300 policías, 36 zonas de patrullaje y ningún gendarme”.

Luego del cambio de gobierno y a través de diferentes gestiones, “en conjunto con los Gobiernos nacional y provincial y con una inversión superior a los 1.500 millones de pesos, se puso en funcionamiento un Plan Integral de Seguridad; que incluye la incorporación de equipamiento, patrulleros, personal, tecnología, obras de infraestructura en comisarías y la construcción de 2 nuevas alcaidías para 700 reclusos”.

Además, en el conteo de las políticas aplicadas, se agrega que “regresó la Gendarmería con 700 efectivos y se sumaron 1000 hombres y mujeres de las Fuerzas Especiales UTOI” y que “se incorporaron 250 nuevos patrulleros, adquirimos 15 torres vigía y 20 puntos de seguridad”.

Como cierre, en la carta pública se solicita que “frente a esta pérdida que la comunidad ha sufrido, exhortamos a todos los que tienen representatividad social a pensar sólo en el bien común y no recorrer caminos que procuran utilizar una tragedia con fines políticos“.