Con el objetivo de agilizar el proceso de vacunación para enfrentar la segunda ola de Coronavirus, el Senado de la Provincia de Buenos Aires aprobó el proyecto de ley para que desde el Ejecutivo puedan comprar dosis. Ya había obtenido media sanción en la Cámara de Diputados el pasado jueves.

De esta manera, la iniciativa se convertirá en ley cuando el Gobernador Axel Kicillof la promulgue y quedará oficialmente habilitado para gestionar la adquisición de vacunas que, según informaron, se repartirán a todo el país aunque con prioridad para los y las bonaerenses.

Además, el proyecto permite la celebración de contratos bajo moneda extranjera y con cláusulas de confidencialidad, si así se creyera conveniente. El Ejecutivo bonaerense deberá informar cada 60 días todo lo respectivo a la negociación, compra y distribución de las vacunas.

Una de las modificaciones que pidió incorporar la oposición fue la obligación de que funcionen los organismos de control de la provincia y el contralor parlamentario a través de la Bicameral de las Emergencias. Con ese cambio, la aprobación en la Cámara Alta se dio por unanimidad.

El titular del bloque del Frente de todos, Gervasio Bozzano, ponderó estar “dotando a la Gobernación de las facultades y herramientas necesarias para contar con la mayor cantidad posible de vacunas”, lo que calificó como “nuestro principal interés y nuestra prioridad”.

Por su parte, Roberto Costa, titular del bloque de Juntos por el Cambio, remarcó que el proyecto “apenas tiene 15 días, en Diputados se votó en una semana” y que “ahora se votó en una sesión especial por unanimidad”, por lo que planteó: “no sé qué más podemos hacer para que reconozcan la voluntad de este frente opositor mayoritario en esta cámara”.