En los últimos días se estuvieron viviendo momentos de tensión en el Mercado Central, ubicado en la localidad matancera de Tapiales, con bloqueos en el ingreso, cortes y hasta se hicieron visibles columnas de humo por la quema de neumáticos como método de protesta.

Los trabajadores agrupados en la Cámara de Operadores Mayoristas Frutihortícolas (COMAFRU) denuncian que “se ha instaurado una política de desarticulación de toda la cadena de abastecimiento de alimentos por un modelo perverso y carente de garantías de salubridad, transparencia y valor nutricional”.

“Este modelo tiene como único fin polarizar la oferta para poder ser ellos los únicos formadores de precios, en perjuicio del consumidor final”, detallaron en un comunicado en el que culpan al directorio del Mercado Central y lo acusan de “negarse sistemáticamente a abrir los canales de diálogo”.

Fabián Zeta, presidente de la COMAFRU, explicó en declaraciones radiales que el Mercado Central “mal informa los precios mayoristas y le da un gran margen de ganancias a los supermercados”, ya que, por ejemplo, “informan que la papa se debe pagar $48 por kilo, cuando debería pagarse $25”.

Por esas razones, desde este miércoles los trabajadores iniciaron un paro por tiempo indeterminado y anunciaron que mantendrán la medida “hasta las últimas consecuencias”.