En el marco de la aplicación de las segundas dosis de la vacuna contra el Covid-19, la Ministra de Salud, Carla Vizzotti, adelantó que en Argentina se podrán combinar las vacunas de distintos laboratorios con el objetivo de garantizar que todas las personas puedan tener el esquema de vacunación completo.

Se trata de una estrategia ante el incumplimiento de alguno de los laboratorios en la entrega de las segundas dosis complementarias, aunque aclararon que la decisión será voluntaria y las personas podrán optar por combinar las vacunas o esperar a que lleguen las nuevas dosis.

Según explicaron desde la cartera de salud bonaerense, “el estudio de seguridad sobre las combinaciones de las vacunas Sputnik V con Sinopharm y con AstraZeneca no reportaron ningún evento adverso grave”, al tiempo en que se mantuvo la eficacia contra el virus y los síntomas en la aplicación fueron los normales, como febrícula o dolor en la zona de inyección.

Desde el Ministerio de Salud de CABA también anunciaron que iniciarán la combinación de vacunas y que se estarán contactando con las personas que recibieron la primera dosis de la vacuna Sputnik V, cuya segunda dosis está siendo fabricada y estará disponible durante este mes, para que elijan si quieren esperar o combinar las vacunas con AstraZeneca o Moderna.

Los estudios fueron realizados por el CONICET y se citó a voluntarios de la provincia de Buenos Aires, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, La Rioja, Córdoba y San Luis. Por el momento no se combinará la vacuna Sinopharm sino que debe avanzarse más en el estudio para utilizarla con seguridad.

Cómo funcionan las vacunas

Las vacunas desarrolladas contra el Coronavirus utilizan diferentes formas de generación de anticuerpos. La de Sinopharm, por ejemplo, utiliza la introducción del virus inactivado, de modo que las defensas del cuerpo, al detectarlo, trabajan para vencerlo y generar inmunidad de ese momento en adelante.

Otras vacunas, como las Sputnik V y las de AstraZeneca, utilizan “vectores virales no replicativos”, lo que significa que también se inyecta el virus pero se le extrae el gen responsable de su reproducción, por lo que no tiene forma de desarrollarse e infectar al organismo, pero éste puede generar sus defensas.

Por otra parte, están las vacuas que utilizan “ARN mensajero”, como las desarrolladas por los laboratorios Pfizer y Moderna. En estos casos, lo que se inyecta son “instrucciones”, es decir, la información genética que se necesita para elaborar las proteínas que tiene el virus, por lo que cuando el organismo las reconoce, produce sus defensas para cuando llegue realmente el virus.

Lo que se estuvo investigando y desarrollando es la posibilidad de combinar la primera dosis que utiliza un mecanismo con una segunda dosis que utilice otro mecanismo de defensa, lo que hasta el momento dio buenos resultados de eficacia y no mostró efectos adversos.