Mudarse es toda una gran experiencia, significa un nuevo comienzo y, en ocasiones, el inicio de una nueva etapa. Pero, la otra cara de la moneda sobre los alquileres en Punta del Este es que las mudanzas son agobiantes.

Además, si se está conforme en el departamento o casa, hay buena relación con el propietario del inmueble y la ubicación es ideal para el desarrollo de las actividades cotidianas, para qué buscar nuevos alquileres en Punta del Este si se puede renovar el contrato.

Es por ello que en este artículo se revisarán algunos consejos prácticos para lograr renovar con éxito los alquileres en Punta del Este.

1. Ser un buen inquilino

Ser un buen inquilino es la principal meta a cumplir desde el día que se ingresa en un departamento o casa en alquiler.

No dar problemas, ser resolutivo cuando surjan inconvenientes con la propiedad,  pagar a tiempo y seguir al pie de la letra las reglas establecidas en el contrato es la carta a favor que se tiene al momento de renegociar o renovar.

2. Cuándo hablar de la renovación

Por lo general, en los contratos de alquiler está estipulado todos los plazos recomendados en caso de querer seguir con el alquiler o residir del mismo.

Si está información no está especificada, los expertos en bienes raíces aconsejan hacerlo al menos 30 días antes de la finalización del contrato.

Si por alguna razón no es posible, otra alternativa es negociar la extensión del mismo a fin de que al inquilino le de tiempo de conseguir otra vivienda.

3. Los requisitos vigentes

Esto es importante, pues si bien ya ambas partes se conocen, hay algunos requisitos a presentar para darle formalidad a la renovación del alquiler. Además, este tipo de operaciones es mejor tenerlas sustentadas en papel.

Respecto al inquilino, algunos requisitos que es importante que presente son: Informe de Líquido Disponible con vigencia 60 días corridos y, si se trata de un matrimonio, la fotocopia de la cédula de identidad del cónyuge.

El propietario, por su parte, debe presentar el formulario solicitud de arrendamiento y la contribución inmobiliaria al día.

4. Las condiciones del nuevo contrato

Algunas de las condiciones para hablar antes de pactar un nuevo período de alquiler es cómo quedará el monto mensual a pagar, si se realiza un aumento en el acto o si se pactará para más adelante.

En caso de que se haya ingresado con un seguro de caución, hay que volver a solicitarlo para el nuevo contrato o se puede presentar otro tipo de garantía. Lo mismo aplica si el alquiler se consiguió a través de una inmobiliaria, pues estas suelen cobran una comisión por la operación.

Cabe destacar que es la oportunidad de negociar algunas cuestiones sobre los servicios; por ejemplo, si se desea hacer un cambio de compañía de Internet o si se quiere proponer algunas reformas en la vivienda.

5. Tener un plan B

Renovar un contrato de alquiler es una buena idea, más cuando se tiene una rutina establecida en una zona particular de la ciudad.

Sin embargo, además del deseo que se pueda tener de seguir en la misma vivienda hasta lograr una casa propia, depende muchas veces del propietario.

Los dueños de los inmuebles pueden estar felices con sus inquilinos, pero se puede dar el caso de que estos necesiten la propiedad para un familiar o que deban venderla.

Por eso es importante tener siempre un “plan B” bajo la manga. Unos meses antes de culminar el contrato, conviene tantear el mercado inmobiliario para conocer los precios actuales de los alquileres e incluso solicitar la asesoría de un agente inmobiliario para evaluar todas las opciones.

En definitiva, no hay mayores trucos pero sí pequeñas acciones que harán mucho más sencillo renovar un contrato de alquiler con éxito.