En un comunicado, el fondo precisó que las dosis que fabricará la firma farmacéutica china Shenzhen Yuanxing Gene-tech permitirán vacunar a “más de 30 millones de personas” y que su producción comercial comenzará en mayo.

Esta colaboración, señaló el director del fondo, Kirill Dmitriev, “aumentará la capacidad de producir dosis adicionales a medida que veamos un aumento de la demanda de la vacuna rusa”.

Un portavoz del fondo citado por la agencia de noticias AFP dijo que no es el primer acuerdo con China para producir la vacuna.

En las últimas semanas, en India se firmaron contratos con varias empresas farmacéuticas para la producción de unas 700 millones de dosis de esta vacuna.

Según el RDIF, la Sputnik-V está actualmente autorizada en 57 países, con una población conjunta de 1.500 millones de personas.

Rusia solo entregó pequeñas cantidades de Sputnik V en el extranjero porque no puede producir lo suficiente. Sin embargo, en Moscú insisten en que no producirán su vacuna para los mercados extranjeros sino que quieren aumentar las asociaciones de producción.